Juan Capacha

Si preguntas en Conil quien era Jhon Adelman casi nadie sabría decirte quién fue esta persona, pero si preguntas por Juan Capacha casi todos los conileños saben de quién se trata. Este estadounidense llegó a Conil a finales de los años 50 y desde entonces ha ido dejando con su cámara un importante testimonio gráfico del pueblo de Conil y de otras poblaciones cercanas. Tenía gran facilidad para conectar con la gente y relacionarse con ella, esto le permitía fotografiarla en sus tareas y en los diferentes momentos de sus vidas cotidianas, captando y reteniendo en un instante algo de sus almas. Entre sus fotografías podemos encontrar gente pescando en la playa , trabajando en el campo, en las calles del pueblo, en los bares…o realizando tareas de antaño que hoy han caído en desuso. Acostumbraba a regalar copias de sus fotografías acompañadas de anotaciones sobre el lugar y sobre las gentes que aparecían en ellas, el año y su firma “Juan Capacha”. Este mote se lo pusieron los conileños por llevar siempre una capacha de empleitas, bolso que usaban los trabajadores para llevar la comida, que usaba para llevar la cámara y sus efectos personales. Este “guiri” tan peculiar y tan querido por los conileños nos ha dejado un valioso testimonio del cambio social y la evolución de nuestro pueblo que abarca las dos últimas décadas de la dictadura, la transición y la modernización hasta el año 2015, año de su fallecimiento.

Sus fotografías pueden verse expuestas en el Hogar del pensionista, en algunos bares de Conil como el  Curro Jiménez y en algunas casas particulares de gente mayor o de sus descendientes que las siguen conservando. También se incluyeron muchas de sus imágenes en los libros Conil en la memoria (2005) y Conil en la memoria II (2007) publicados por el Ayuntamiento de Conil de la Frontera. Estos libros se pueden descargar de internet en la web Conil en la memoria, donde también se pueden ver otras imágenes que no aparecen en los libros.

La memoria reciente de Conil le debe mucho a este hombre, por dejarnos este legado etnográfico que nos permite conocer cómo vivían nuestros antepasados y apreciar los cambios que se han ido produciendo en nuestro pueblo y en el modo de vida de sus gentes, sería de justicia que el Ayuntamiento de Conil dedicase una plaza o una calle al nombre de “Juan Capacha”.

Juan Capacha falleció en Madrid el pasado 27 de Mayo de 2015 a la edad de 90 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *